martes, septiembre 27, 2005

El Closet

















- Haaaaaaaaaa!, que se vaya, que se vaya, mamáaaaaaaaa

Los alaridos de Sofía inundaban la casa de los Hernández, eran las 3:21 AM y la quietud que reinaba se había marchado, de pronto la puerta de su habitación azotó contra la pared mientras su padre sostenía una pistola en la mano

- ¿Qué pasa, qué te sucede cariñito?
- Papi, volvió a salir la mujer del ropero
- es una pesadilla hija mía, ¿no es cierto Alberto?
- Claro, no tiene que temer Sofía, ya estamos aquí.

El rostro figuró una mueca de terror, sus padres no le creían en absoluto lo que ella vivía casi todas las noches.

- Pero ella estaba ahí, parada frente a mi cama, salió del ropero.
- Cálmate. Dime cómo era ella

La expresión de desesperación de la madre cada vez creía al igual que las palpitaciones de su corazón, parecía que no quería escuchar aquello

- Basta... deja la niña en paz, que venga a dormir con nosotros.
- Esta bien, pero me gustaría saber que es lo que ella mira.
- ella solo tiene pesadillas, abre la puerta que la llevo en mis brazos

Regresaron a su habitación con Sofía aun asustada. La noche transcurrió tranquila después de ese incidente

*******************

- Vecino, ¿su hija es la que estaba gritando anoche?
- Así es Jaime, era una pequeña pesadilla, algo pasajero, ¿oye, esa manguera es buena?, deberías prestármela algún día, ¿acostumbras a rociar el césped todas las mañanas?
- Tranquilo muchacho, una pregunta a la vez, si, y si.
-Bien, nos vemos al rato

Alberto no podía ocultar el rostro de padre desesperado, era de todas la noches que su hijita los despertaba con gritos de desesperación quejándose de la mujer en el ropero, esto tenia que acabar pensaba en sus adentros, pero como, llevarla a un psicólogo, o darle alguna droga; él no esta de acuerdo en todo eso, pero la desesperación lo estaba matando.

********************

Esa noche Sofía se negaba rotundamente a dormir en su habitación, así que su padre decidió quedarse en ella y probarle que es un simple sueño.

- Bien mis mujeres, quedaré de guardián del cuarto por esta noche y verán que no es más que una pesadilla.

Daban las 1:23 AM mientras él dormía placidamente inmerso en sus sueños cuando un sonido rechinante los despertó, entreabrió sus adormilados ojos y con la visión turbia vió el ropero que se abría, entonces, su corazón empezó a palpitar más de lo normal, miraba como lentamente el ropero abría su puerta, la penumbra no lo dejaba ver bien, la puerta estaba completamente abierta pero no lograba ver algo adentro, su corazón se estremecía pensando que su hija podría tener razón y no era una simple pesadilla, una sombra se deslizo desde adentro de forma espectral, no tenia figura alguna, mas parecía una mala jugada de la mente, pero unos ojos desorbitados los trataban de observan.

- haj!

Dejó escapar un grito mudo mientras apretaba la sabana con su mano izquierda mientras que con la mano derecha buscaba el arma debajo de la almohada. Al ir avanzado la figura fantasmal se dejo ver a una mujer de figura delgada pero desaliñada, con un vestido negro, esbozaba una sonrisa simiesca y no parecía que llegase a comprender algo si era interrogada, de pronto señaló con su huesudo dedo hacia Alberto. El titubeó con el arma en la mano, no sabía si tomarla o no, se sintió adormecido y cayo de espalda hacia la cama y se quedo en un sueño profundo.

**********************

- Papi, Papi, ¿cómo te fue anoche, agarraste a esa mujer?

Alberto despertó de sobresalto y miraba al pie de la cama a su esposa y a su hija.

- ¿Ah?, si, si, claro, ella dijo que no te iba a molestar jamás, ya esta todo bien.
- ¿O sea que ya puedo dormir de nuevo en mi camita?
- ¿Sabes que, pienso que debería darte otro cuarto, este ya es muy pequeño para ti?

Alberto dirigió la vista hacia su esposa y esta le regresaba una mirada de terror

- Suéltame mami, no me aprietes, ¿que te pasa?
- ¿E?, nada hijita lo siento.
- ¿Bien, que te parece?
- SI, será divertido
- Hoy mismo haremos el cambio

*********************
- No sé, de repente perdí el conocimiento, ¿que quiere que haga?
-Pues buscar la manera de que eso que aparece ahí no vuelva nunca jamás
- ¿Y que quieres que le diga?. Señora, no vuelva, aquí todos estamos vivos. Y luego le abro la puerta.
- Talvez no, pero algo se tiene que hacer
- Deja de parlotear y ayúdame con este ropero

Sus miradas se entrecruzaron y como por telepatía colocaron el ropero en el pasillo y decidieron abrirlo, Alberto tomó la decisión de abrir la puerta, la haló lentamente, y extrañamente el rechinar no se escucho como esa noche.

- Mujer, algo raro esta pasando aquí
- ¿Que no lo habías notado?

Dejó abrir la puerta y una figura fantasmagórica de una mujer con rostro grisáceo y ojos de serpiente se dejó ver por unos momentos, ellos cayeron en la inconciencia...


************************

-Discúlpenme pero lo que usted me cuentan es fantástico, es pura mentira, créanme, no es cierto, despierte en la realidad.

Alberto se despertó dentro de una habitación estaba amarrado y un señor de mediana edad con aspecto de doctor lo interrogaba en ese momento.

- ¿que paso, donde estoy?
- ¿No lo recuerdas verdad Simón?
- ¿Simón?, mi nombre es Alberto
- No, no, no estas progresando, tu te llamas simón
- Por Dios, ¿Que pasa aquí?
- Te lo diré de nuevo, Tu no tiene hija alguna, y la mujer que mencionas es tu mujer a la cual asesinaste por ser incapaz de tener hijos, tu la mataste, en tu interior quieres ser otra persona llamada Alberto la cual es mejor persona que tu. Inventas esas historias de que defiendes a tus hijos o hijas de una mujer muerta.
- No puede ser….
- Llévenselo a su habitación

Alberto en la soledad de su habitación intenta ordenar sus ideas tratando de conseguir una respuesta lógica a todo lo que le pasaba… miró el closet y vio que de éste salía una figura fantasmal de una mujer de figura delgada con un vestido negro y que esbozaba una sonrisa.

4 comentarios:

Ithil dijo...

Simplemente encantandor. El suspenso es lo tuyo sist... love u
K.

Zelha dijo...

El problema con leer este tipo de cosas por las noches y escichando Therion es que el "uneasyness" se te mete debajo de la piel.

Y tanto más, con un pedazo de historia sacado prácticamente del mismo tintero en el que Lovecraft mojó su propia pluma.

Sencillamente delicioso, hija mía... ahora le tendré yuyu al closet.

Dragoness ~~

Manuel Fasson dijo...

Extrañaba leer relatos como estos, fue buena idea jurungar tu blog desde el principio

Manuel Fasson dijo...

Extrañaba leer relatos como estos, fue buena idea jurungar tu blog desde el principio