viernes, diciembre 30, 2005

El Caminante




La temperatura descendió en aquel lugar. El gélido viento levantaba las hojas marchitas del suelo en esa tarde de otoño. Mientras todo empezaba a morir su nacimiento comenzaba. Las ramas danzaban provocando sombras en aquel lúgubre paraje. Los animales corrían buscando el refugio de sus madrigueras, temerosos de lo que estaba por llegar.

Ningún camino cruzaba aquel páramo y la carretera más cercana se encontraba a varios kilómetros de la linde del bosque. Las siluetas de los edificios de la ciudad se dibujaban en el horizonte, bañadas en la roja luz del atardecer.

La luna ya se distinguía en el cielo anunciando la llegada de la noche. El sol descendió a gran velocidad creando espectros en el bosque. Cuando el día llego a su fin, la luz de la luna baño el lugar con un blanquecino albor.

El negro lago, inalterable, no reflejaba su silueta. Las aguas temblaron y se rompieron cuando una pálida figura ascendió en el centro de este. Su largo cabello le caía hasta los hombros tapando su semblante. En un sensual movimiento descubrió su rostro moviendo su negra melena.

Su cara presentaba unas delicadas facciones y uno labios carmesí que incitaban a ser besados. Sus ojos eran de un color azul oscuro que te robaban el corazón con solo mirarlos. Su cuerpo era delgado pero musculoso.

Comenzó a caminar a la orilla con gráciles movimientos sobre la superficie del lago. Cuando llegó a ésta alzó la vista y observó la gran ciudad. Estaba llena de reses, el olor de su sangre llegaba asta allí. Sonrió, mostrando una perfecta dentadura en la que destacaban unos grandes colmillos, sonrió como hacia siglos que no hacia. El mundo le mostraba muchos caminos.

¿A dónde iría el recién nacido en estos momentos?
La sed le volvía loco, esa sed que llevaba tanto tiempo sin ser saciada.

Y allí, en lo más alto de la Place Grève se erguía el vampiro. Vestía una larga gabardina oscura que ondeaba con la suave brisa que soplaba en la ciudad. Sus manos, esas manos que podían fragmentar la cabeza de cualquier mortal como si de una nuez se tratara, estaban ahora aferrándose a un pináculo de la catedral como buscando otra oportunidad, pero ya no había marcha atrás. Sus ojos, esos ojos que habían contemplado el cenit y el ocaso de tantas civilizaciones, esos ojos que años atrás ardían de pasión con cada víctima que consumían, ahora se posaban sobre el horizonte con la indiferencia de las gárgolas. Su piel, que aparentando la fragilidad de las más fina porcelana podía soportar el más duro de los golpes; su piel, que ardería irremediablemente con el albor de la mañana.

No recordó los momentos de su centenaria vida porque ya lo había hecho demasiadas veces, nadie lo echaría de menos, igual que él no buscaría el recuerdo de nadie. Hacía muchas décadas que las palabras amor, odio, misericordia o redención habían perdido todo sentido para él.

Había buscado la salvación en Dios, en el Diablo, y en tantos otros con tan variados nombres que la vida o la muerte ya no le merecían la menor consideración. Desde el momento en que sus colmillos se hincaron en la frágil garganta de su primera víctima, supo que estaba condenado, ¿a la vida?, ¿a la muerte?, ¿a algo peor? Eso ahora ya no importaba, aquella misma noche había decidido acabar con su existencia (si acaso se la podía llamar así), sin preocuparse por dónde irá o dónde dejará de ir...

2 comentarios:

mauricejohn1289 dijo...

I read over your blog, and i found it inquisitive, you may find My Blog interesting. My blog is just about my day to day life, as a park ranger. So please Click Here To Read My Blog

http://www.juicyfruiter.blogspot.com

Sirena2903 dijo...

O thank you so much... i'm so glad ... i read your blog is very very interesting.. have a nice day... and nice to meet you