martes, marzo 20, 2007

La Bolsita



Increíble... lo que les voy a contar no tiene nada que ver con mis sufrimientos y penurias del día a día, no no no, esta vez es algo simpático y hasta curioso.

Iba caminando por la Av Los Leones (Barquisimeto...para los que no sepan, ahí vivo yo y, los que no saben donde queda pues a googlear se ha dicho), de lo más distraída pensando en mil cosas para olvidarme del pinche calor de la tarde ... por no mirar al piso caigo en un odioso huequito y ¡¡¡zasss!!! se me parte el tacón... de vaina me voy al piso y me faltó poco para estampar los dientes en el suelo; me tambaleo de un lado a otro y con el pie que me queda libre logro mantener el equilibrio ¡uy! qué alivio. Miro a todos lados no vaya a ser que un idiota me mire y se empiece a reír... para mi alegría no había nadie.

Me toca ir a un banquito a ver los daños, camino cual persona con una pierna más larga que la otra y me siento.. de vaina se me achicharran las nalgas. Mientras intento adaptar mis posaderas al infernal calor del banquito de cemento me doy cuenta de que hay un señor como de... 50 años limpiando la plaza, no le pongo mucho cuidado porque el clima no me deja. Miro el tacón y lanzo un CDLM calladito. ¿Y ahora? ¿Quién me manda a no sacar la bendita licencia? Esto me pasa por no querer manejar teniendo camionetica nueva... esta semana la saco, esta semana de palabrita que la saco (llevo tres meses en ese plan).

Por fin mis nalgas y el infernal calor del banquito se empezaron a entender porque ya no me quemaban tanto, es que ni la sombrita ayudaba... Pongo la carterita a un lado y me acomodo, agarro el cel y pienso en una víctima para que me rescate, me daba fastidio tomar un taxi.

Mientras mi cerebro serchea (yo y mis verbos...) a quien llamar, me pongo a ver al señor, veo que recoje las hojas, barre, hace un montoncito, busca la palita, las recoge y luego las echa en el pipote. Camina otro poquito y es el mismo proceso. De repente veo una bolsa pequeña blanca, de esas que le dan a uno en la panadería o en el super, y la sigo con la mirada. El señor empieza a barrer el montón de hojas y la bolsa (llevada por el viento) se le pega como sanguijuela en la pierna derecha. El tipo sacude la pierna como si se hubiese hecho pis en el pantalón y nada que se despega la bolsita. Con la mano se la quita y en vez de echarla en el pipote la pone en el piso; se da la vuelta y va a barrer más hojitas.

Como si yo estuviese dirigiendo la escena cómica, le ordeno al viento que mande la bolsita hacia el barrendero y que se le pegue en la otra pierna – pienso yo. En eso el viento capta mi onda y manda la bolsita a la otra pierna del señor. Se la sacude como si se hubiese hecho pis y nada que se despegaba. Pensé, yo debería ser periodista, comunicadora social, directora de cine, productora de algún programa porque contar cada vaina que me pasa es un show completo...

Bueno en vez de botar la odiosa bolsita en el pipote, la deja en el piso... el viento no hace nada.. el señor mira la bolsita y yo pienso: es que ni escrito por mi, queda tan bueno este show... el señor se va nuevamente a barrer su montoncito.. Por un momento no había brisa, así que pensé que la diversión había terminado...

Para mi sorpresa viene una ráfaga de viento y la bolsita se levanta en un baile majestuoso, se estampa contra la espalda del señor. Acto seguido el barrendero comienza una danza muy peculiar donde las manos se posan torpemente en su espalda mientras los sucios dedos intentan hacer contacto con la intrusa “la bolsita blanca”. El señor empieza ¡Ay! ¡Ay! ¡Qué alguien me ayude!. Obviamente su servidora estaba demasiado muerta de la risa como para ayudarlo y de paso tenía un tacón dañado, si me levantaba de seguro me caía y luego el señor se iba a olvidar de su atacante y se iba a reír de mi, entonces como yo soy prevenida para eso no me levanté y me seguí burlando.

Por fin el hombre estiró tanto sus dedos que agarró a la intrusa, la arrugó y la estrelló contra el piso, uds no tienen idea de lo que tuve que contener una carcajada ante semejante show. Me sentía en una comedia muda donde yo era la única espectadora. A todas estas el viento ha hecho tanto desastre que regó el montoncito de hojas del barrendero... a recoger todo de nuevo. Mientras lo hace mira a la bolsita que se alejó un poco y empezó a bailar con el viento de un lado al otro. Yo me sigo riéndo y el señor como que me pilló porque me miró y tuve que bajar rapidito la mirada al cel como quien se ríe de un mensajito.

Barre, barre, el viento se fastidia de la bolsita y se va...

Cuando levanto la mirada a ver si el señor me está observando, me doy cuenta de que está con la palita recogiendo las hojas. En ese momento la bolsita se convierte en un toro y embiste contra las nalgas del señor. No pude contenerme y estallé de la risa al captar el movimiento de cadera del barrendero (atacado por la retaguardia); me tapo la boca para no armar un escándalo... el señor violentamente agarra la bolsita y aunque uds no lo crean... la insultó, le sacó la madre, la generación completa, le dijo hasta del mal que se iba a morir... pobre bolsita :(

Pienso: Señor tenga piedad de mi, me voy a hacer pis de la risa, agarre la bolsita y métala en el pipote, tenga piedad de esta pobre gordita que lo único que hace es reírse de las desventuras ajenas... El señor no leyó mi pensamiento y la estrelló de nuevo contra el piso... le dijeron puta y demás... El barrendero estaba que asesinaba a la bolsita o en su defecto a la única espectadora que tenía... su servidora.

El viento se arrecha y levanta a la bolsita para que se pueda vengar de su atacante, la manda contra la cara del barrendero. El señor no se da cuenta y es atropellado misma. Grita, se lleva las manos a la cara, yo no aguanto ni las ganas de hacer pipí ni la risa, maldice, habla como si fuese a llorar, el viento desordena el último montoncito de hojas, mi cel suena y yo contesto en medio de las carcajadas, casi no pude hablar, tuve que colgar para no perder detalle del show, el barrendero en un acto herculiano rommmmmmpre la desdichada bolsita.... y la pobre cae al suelo, tomando las últimas bocanadas de aire...el señor se ríe, yo con la mano en la boca... la bolsita deja de moverse..

El barrendero creyéndose victorioso va a terminar de recoger sus hojas... cuando pasan unas señoras, lo ven y deciden echar el cadáver en el pipote... ¿Saben qué hizo el Señor? se arrechó con las señoras y las amenazó con la escoba. Sacó la bolsita y la puso en el piso. Recogió sus hojas... agarró a la desdichada, se la metió en el bolsillo y se fue caminando.

No volví a ver al barrendero, pero cada vez que veo una bolsita blanca me acuerdo de él...

6 comentarios:

MANUEL (HAMMERFALL) dijo...

JAJAJAJAJA COÑO DANY DEFINITIVAMENTE A TI Y AL PATO LUCAS, ME DIO PAJA CON EL POBRE BARRENDERO, PERO TE JURO QUE ME IMAGINE LA VAINA, TU CUAL ORORO MuNROE, CONTROLANDO LAS FUERZAS DE LOS VIENTOS PA JODER AL POBRE HOMBRE CON LA PICHE BOLSA XD JEJEJE

enigmas exPRESS / Gandica dijo...

Me hiciste recordar aquella serie de Seinfeld.

Kramer de barrendero.
Y tú sustituyendo a Elaine Benes...¿era así como se llamaba la chica-actriz?

Gran saludo.

Danielys dijo...

Manu: hahahaha de pana que a mi me pasa cada cosa.. si hubiese podido controlar el viento como Tormenta te juro que le mando la bolsita pa la cara jajajajaj

enigmas exPRESS / Gandica: No tengo idea de como se llame, pues no veo tele :$, pero de todas maneras gracias por leer mi aventura. Besos

Danihell dijo...

Me dejaste muy intrigado... finalmente como saliste de ahi?... quien te hablo por telefono?... estaba muy caliente donde te sentaste?... ah si, pobre señor tan peeeeentonto!! jejeje.

nancy dijo...

jajajajaja que tipo tan masoquista hasta se llevo el cadaver ajajaja

Danielys dijo...

Danihell Pasó un taxi y me monté en él

Nancy Amiiiiiiii.... es que no podía dejar ahí a quien tanto le jodió la vida.