martes, agosto 14, 2007

Círculo de "Protección"



Ay que vaina tan buena es tener inspiración. Esta es la continuación de una historia algo oscura que escribí hace tiempito, La Invocación . Espero que la disfruten :D

Danielys H
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

- ¿Fue un parpadeo?, No lo recuerdo bien. Seguramente me sugestioné con el libro. Efectivamente todo estaba en calma, los libros en su sitio, las ventanas cerradas, ¿Entonces qué fue esa oscuridad que vino hacia mi? ¿De dónde salieron todas esas cosas? ¿Fue un sueño? - Se dijo.

No podía comprender nada de lo que pasaba, se encontró en un punto donde la realidad y fantasía se mezclan para confundir al ojo y a la mente humana. No hay explicación lógica al temor que lo invade, no existe imagen descriptible para el dolor que hay en el pecho cuando el miedo le hizo perder el control sobre las esfínteres.

- ¿Acaso mi mente produjo ese repugnante olor? No puedo recordar...

Dejó el círculo de protección para despejarse un poco. Aunque la distancia entre la sala y el baño es corta aquello parecía eterno. Recorrió con la vista cada milímetro de concreto y pintura que le rodeaba. El tiempo que transcurría entre el avanzar de un pie y otro se sentía por décadas. Todo estaba en su sitio, pero había algo en su cuerpo, en el ambiente que le incomodaba, que le hacía temblar, inclusive tenía la sensación de estar en un cuerpo y espacio diferente. Una sonrisa de incredulidad se dibuja en su rostro mientras deja escapar un suspiro de alivio por pensar más de lo debido.

- Soñaste despierto. Deja de leer tantas cosas que el “infierno” no existe ¿Entiendes? - Le habló al espejo.

El sonido de un cristal roto interrumpe su autoconvicción de lo no-sucedido. El corazón arremete con furia, mientras las piernas dejan de responderle por un instante.

- Cálmate, que no hay nada – pensó.

Esperó un momento y el silencio se extendía por todo el apartamento, casi podía notarlo como un zumbido sordo y constante. Por fin, decidió irse a dormir y desterrar de su mente todos esos absurdos temores. No obstante, no pudo evitar recordar un ritual que hacía cuando era niño. Antes de apagar las luces miraba debajo de la cama; como siempre, nada. Ya era un adulto, así que no había necesidad de mirar ahí o en el closet, a fin de cuentas luego de muchos años entendió que todo estaba en la mente fácilmente sugestionable.

Un suspiro profundo le devolvió la calma corporal que tanto necesitaba. Destendió la cama y se acomodó en ella. Por primera vez el techo de su cuarto le producía paz y tranquilidad.

La noche era avanzada y tanta exaltación estaba haciendo efecto sobre sus párpados, los cuales se hacían cada vez más pesados. Es inevitable resistirse un poco ante esa pesadez, quizás por orgullo o por instinto, como quien está a la vigilia en espera de algo. Súbitamente se deja abrazar por el cansancio cuando empezaron a llegar a su mente recuerdos de su niñez; donde solamente podía pensar en manos que lo tomarían por los tobillos, en la puerta del armario abriéndose con un crujido siniestro para dar paso a un ser de pesadilla. Su corazón comenzó a latir cada vez más rápido, su boca se abrió, pero no pudo gritar.

Se levantó lleno de temor, tropezándose con todo a su paso. Pero nuevamente se percata de que todo estaba en calma, ¿Acaso había tenido un sueño? ¿Aún estaba dormido? No podía ser, puesto que una sed terrible lo invadía, sentía los labios partidos, la lengua áspera y seca, la saliba le raspaba la garganta. Al mirarse en el espejo de la puerta se da cuenta que las comisuras de sus labios están llenas de llagas:

Tengo fiebre – dijo, mientras intentaba humedecer sus labios.

Lo más cercano es el baño, esa agua de tubería de la que siempre se había quejado le quitaría la sed. Mientras se miraba el estado de su rostro abrió la llave del lavamanos. El correr del líquido le causó satisfacción a pesar de que no la había tomado. Cuando bajó las manos para recoger un poco pudo sentir como la temperatura de sus extremidades aumentaba violentamente. Quejándose de lo sucedido se alejó con furia de donde estaba. Vio la arena correr por el grifo; el calor era insoportable, se sentía en el desierto. La fragancia le quemaba las fosas nasales y torturaba su garganta. Se alejó sin dejar de mirar lo que pasaba, miró hacia la cocina y pensó que la llave de la misma tendría el mismo problema.

No obstante con la sed que amenazaba su cordura, comenzó a sentir un hambre que le carcomía terriblemente las paredes del estómago; los jugos gástricos empezaron a corroer su sistema digestivo, la boca tenía un sabor amargo, sentía arder su cuerpo desde adentro y poco a poco empezó a darse cuenta que sus piernas le fallaban. En medio de la desesperación recordó que en la nevera habían restos de comida de la noche anterior, seguramente eso le calmaría el sufrimiento.

Se arrastró hasta refrigerador y pudo verlo lleno de comida; efectivamente estaban los restos que recordaba. Impulsado por el hambre se puso de pie en el acto, sacó la comida y con desesperación se la llevó a la boca, por un momento le supo a gloria, respiró como un animal mientras masticaba cada trozo del alimento, hasta que sintió algo amargo dentro de la misma. Bajó la mirada y se percató de que el plato estaba lleno de gusanos, escarabajos y cucarachas, inmediatamente expulsó la comida con asco. Al ver los residuos en la alfombra divisó extremidades de animales. La angustia y repugnancia llenaron su cabeza de imágenes colmadas de alimañas entrando y saliendo de sus fauces.

La incertidumbre lo lleva a correr por las calles desoladas. Luego de unos pocos metros se da cuenta de que extrañamente no había ni un alma a su alrededor, tampoco habían perros o gatos destrozando la basura del restaurant de la esquina, ni las mujeres en los callejones buscando algún desesperado o borracho para quitarle el dinero. Un silencio sepulcral invadió su cuerpo. En ese momento sus pies y manos comenzaron a quejarse de un dolor insoportable. Al bajar la mirada observa con horror como sus extremidades sangraban. Vidrios y clavos oxidados le atraviesan por completo, el dolor es insoportable, tiene la garganta demasiado seca como para emitir un sonido. No hay a donde correr, ni a quien pedir ayuda.

Su corazón empezó a latir lentamente; cada movimiento del mismo se hacía pesado y doloroso al punto de poder escucharlo en medio de la noche. Una oscuridad llenó todo, no veía, no escuchaba, no sentía dolor, hambre o sed, no había sangre ni molestias. Una vez más intentó gritar, pero la nada se llevó consigo el aliento que le quedaba. El palpitar era cada vez más lento, sus ojos se volvieron pesados al igual que el cuerpo. Finalmente se dejó caer rindiéndose a lo desconocido......

- Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhrrr- Se escuchó el grito en todo el recinto

Empezó a jadear como un animal cansado. El libro estaba a su lado, abierto en aquella Invocación, donde todo había empezado. Aún estaba dentro del círculo. Todo había sido una pesadilla. Estalló en una risa frenética, parecía un desquiciado que acaba de encontrar la cura a sus males. Luego de un instante se calmó, respiró profundo. Se puso de pie y decidido a olvidar todo ... cuando el suelo se llenó de hormigas, y las ventanas comenzaron a hervir con la febril actividad de gordas y enormes moscardas azules. Todo comenzaba de nuevo.

8 comentarios:

Slave dijo...

Parece que Damian anda haciendo travesuras por todas partes, la imaginacion, los sueños, los miedos, que fuentes de inspiracion tan eternas y diversas, ¿Que te puedo decir Dany?, me gusto!!!!!!

nancy dijo...

ok, ok, ok, tengo mil años intentando conseguir el necronomicon, intentas disuadirme de que lo lea? jajajajaja te quedo excesivamente chevere amiga, seran los efectos del sr. mal olor jajajaja un abrazote, como siempre me cautivaste :D

Danielys dijo...

Slave: Hahahah Damian anda por ahí de niño travieso. Besos

Nancy: Yo tengo el libro, fotocopiado como debe ser... y no es que pretensa disuadirte, es que no es una lñectura sencilla. Gracias ami, un apapacho enorme para ti

nancy dijo...

lo se mi querida Danielys, se que es una joya y siempre leeo las ediciones impresas como debe ser, pero mi mente asimila más de lo que aparenta jajajajaja un beso :D

Patrizia dijo...

que va estar siendo una lectura dificil!!!! buenesemoooo es lo que es!!! compratelo nancy vale la pena... "peluo"...es leer Dialogos: Citón, Fedón, El banquete, Parménides de Platón.... y aun asi cualquiera podría leerlo jajajajajaj es lo que yo opino claro...besos dani!! me gusta tu blog!!

Anónimo dijo...

Jaja me suele suceder lo que le paso a el protagonista... Es muy interesante como lograste narrarlos tan perfecto..

Atte: BaaL

Danielys dijo...

Nancy: Jajajaj tan linda.

Patrizia: Tienes mucha razón. No es tan difícil, todo está en lo en serio que se tome la gente eso. Gracias linda por leerlo y gracias por pasar por el blog ^_^

BaaL: Me encannnnnnnnnnnnta que te haya gustado la historia. Y ten cuidado que eso no son juegos.

Anónimo dijo...

Jajajaja... Yo no estoy juagndo ^^... Siempre me ha intrigado de donde sacas la inspiracion para tus historias ^o)

Atte: BaaL